Acerca de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible

La Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, es un conjunto de metas consensuadas multilateralmente suscritas entre 193 Estados miembros de Naciones Unidas en donde se establecen los parámetros para poder lograr un mundo mejor, un mundo sustentable económica, social y ambiental; y  por ende más equitativo en todas las áreas.

Esta agenda (o guía) fue aprobada en septiembre de 2015 por la Asamblea General de las Naciones Unidas y presenta una oportunidad histórica para América Latina y el Caribe, ya que incluye temas altamente prioritarios para la región, como la erradicación de la pobreza extrema, la reducción de la desigualdad en todas sus dimensiones, un crecimiento económico inclusivo con trabajo decente para todos, ciudades sostenibles y cambio climático, entre otros.

Es un compromiso universal adquirido tanto por países desarrollados como en desarrollo, en el marco de una alianza mundial reforzada, que toma en cuenta los medios de implementación para realizar el cambio y la prevención de desastres por eventos naturales extremos, así como la mitigación y adaptación al cambio climático.

La agenda se plantea 17 objetivos globales con los que se plantea erradicar la pobreza, proteger el planeta y asegurar la prosperidad para todos; pero es necesario que para que se logre todo el mundo ponga de su parte: los gobiernos, el sector privado, la sociedad civil y nosotros con nuestro granito de arena. Entre los 17 objetivos encontramos los siguientes:

1. Poner fin a la pobreza en todas sus formas en todo el mundo.

La tasa de pobreza ha caído un 50 por ciento desde el año 2000, pero millones de personas todavía viven con solo $1.90 por día. La pobreza tiene muchas consecuencias como el hambre, la desnutrición, la falta de vivienda adecuada, la imposibilidad de acceder a la educación o la enfermedad.

2. Poner fin al hambre, lograr la seguridad alimentaria y la mejora de la nutrición y promover la agricultura sostenible.

La agricultura y el sector alimentario son fundamentales para eliminar el hambre y la pobreza. Actualmente la tierra y el agua de los océanos y de los ríos se están degradando y sufren los efectos de la sobreexplotación, es necesario que todas las Naciones reformen sus leyes agropecuarias.

3. Garantizar una vida sana y promover el bienestar para todos en todas las edades.

Este objetivo es la base de todos los demás porque para alcanzar el resto de Objetivos del Desarrollo Sostenible es necesario que se garantice y promueva la salud y el bienestar.

4. Garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad y promover oportunidades de aprendizaje durante toda la vida de todos.

Si se quiere alcanzar el desarrollo sostenible, la educación de calidad es la base. La educación y la alfabetización proporcionan a las personas las herramientas necesarias para salir de la pobreza y tener un futuro mejor. En la actualidad existen más de 265 millones de niños y niñas que no están escolarizados.

5. Lograr la igualdad entre los géneros y empoderar a todas las mujeres y las niñas.

La igualdad entre los géneros es un derecho humano y la base para alcanzar la sostenibilidad. Para lograr esto es necesario que mujeres y niñas accedan a la educación, a la atención médica, a un trabajo decente y puedan participar en los procesos de toma de decisiones políticas y económicas.

6. Garantizar la disponibilidad de agua y su gestión sostenible y el saneamiento para todos.

La falta de agua potable o el agua de mala calidad tienen consecuencias en la seguridad alimentaria y en los medios para subsistir de muchas personas en el mundo, es importante que se gestionen de una manera adecuada los recursos hídricos del mundo.

7. Garantizar el acceso a una energía asequible, segura, sostenible y moderna para todos.

8. Promover el crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenible, el empleo pleno y productivo y el trabajo decente para todos.

Se considera que la mitad de la población mundial vive con menos de 2 dólares al día y en muchos países se dan casos de explotación infantil. El objetivo radica en que todas las personas puedan tener un empleo de calidad, de manera que se reduzca el desempleo y se aumente la productividad y el consumo.

9. Industria, innovación e infraestructuras.

Tener una economía fuerte depende de que se realizan inversiones importantes en las infraestructuras de los países.

10. Reducir la desigualdad en y entre los países.

Existen grandes desigualdades entre las Naciones del mundo en lo que respecta al acceso a los servicios de salud, a la educación y a los bienes productivos. Para reducir las desigualdades es fundamental que se favorezcan las exportaciones de los países en desarrollo y que se reduzcan los aranceles. Al igual es necesario que se trabajen en conjunto los otros puntos, ya que sin acceso al agua, ni a la alimentación, ni al empleo, ni el acceso a la educación, ni a la igualdad entre géneros se podrá lograr la igualdad entre Naciones.

11. Lograr que las ciudades y los asentamientos humanos sean inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles.

12. Garantizar modalidades de consumo y producción sostenibles.

El consumo no sostenible produce contaminación y degrada el medioambiente, por lo tanto, es necesario actuar desde la raíz para apostar por sistemas de producción que respeten en entorno y que sean sostenibles.

13. Adoptar medidas urgentes para combatir el cambio climático y sus efectos.

El cambio climático es una realidad y está produciendo efectos negativos en las personas, en la economía y en la naturaleza. Para luchar contra el cambio climático en 2016 varios países firmaron el Acuerdo de París y se comprometieron a trabajar para limitar el aumento de la temperatura global a menos de 2 grados.

Es muy triste que en muchos países incluso como en México se siguen apoyando proyectos en donde la sustentabilidad es lo menos que importa.

14. Conservar y utilizar en forma sostenible los océanos, los mares y los recursos marinos para el desarrollo sostenible.

15. Gestionar sosteniblemente los bosques, luchar contra la desertificación, detener e invertir la degradación de las tierras y detener la pérdida de la biodiversidad.

En la actualidad, se destruyen 13 millones de hectáreas al año, lo que provoca desertificación. El reto consiste en proteger los bosques, gestionar el uso de los recursos de forma sostenible y reducir la desertificación.

16. Promover sociedades justas, pacíficas e inclusivas.

La paz es fundamental para lograr el resto de los objetivos marcados por la agenda, sin embargo, la violencia en todas sus manifestaciones sigue siendo un problema para personas de todo el mundo, en este sentido cabe destacar el maltrato infantil y sus graves consecuencias.

En la actualidad el conflicto entre Rusia y Ucrania está alterando este punto severamente, ya que está a dejando a miles en pobreza, está alterando las economías en todo el mundo, violenta a las infancias privándolas de todos los derechos y de una vida digna, y está poniendo en riesgo la paz y estabilidad mundial.

17. Revitalizar la Alianza Mundial para el Desarrollo Sostenible.

De nada sirve que se establezcan objetivos si no hay acuerdos entre todos los actores que deben participar: gobiernos, empresas privadas y ciudadanos. Todos debemos trabajar en equipo.

Esperemos que todas las Naciones suscritas en el tratado pongan el empeño necesario para lograrlo, ya que es un acto de justicia para todos los que habitamos en este planeta, pongamos de nuestra parte con lo que nos corresponde y con lo que no ejerzamos presión a nuestros gobiernos para que se logre pidiendo la rendición de cuentas o exigiendo que realicen un buen desempeño de sus funciones.