México se encuentra entre los diez países más complejos del mundo para hacer negocios, según el Global Business Complexity Index (GBCI) lanzado por la empresa TMF Group.

El informe analizó 78 jurisdicciones desde donde se presentan el 92 por ciento del PIB global y el 95 por ciento de los flujos de IED.

México destaca por los procesos establecidos en la jurisdicción y los numerosos desafíos que enfrenta.

Aunque el país sigue siendo atractivo para la inversión extranjera, todavía hay muchos trámites en persona, lo que puede ser un obstáculo para las empresas internacionales.

La legislación tampoco es clara y está abierta a interpretaciones.

En América Latina, Brasil, México, Colombia, Perú, Bolivia y Argentina se encuentran entre los diez países más complejos para hacer negocios.