La mañana del viernes 8 de noviembre del 2021 algún vecino mal intencionado del fraccionamiento Monte Albán II ubicado en la región 237 le puso veneno en un plato a una perrita de la calle llamada Canelita.

Ese era el nombre que le dieron algunos residentes que le daban de comer y beber a la canina; se sabe que la cachorra fue abandonada en la zona y con el paso de los días los vecinos le tomaron cariño.

Canelita era una perrita muy traviesa que causaba algunos destrozos de vez en cuando, lo que hizo enojar a más de un vecino e incluso ocasionó amenazas de muerte, pero nunca pensaron que realmente serían capaces de cumplirlas.

La perrita ya había sido posteada para buscarle un hogar, pero el viernes de la semana pasada cuando salieron a darle de comer la vieron comiendo cerca del parque algo y a los pocos minutos comenzó a sentirse mal.

Rápidamente le dieron 200 gramos de carbón activado, que ayudaron a que vomitará, pensaron que ya había pasado el peligro pero no era así pasaron al menos 4 horas cuando vieron que ya no podía moverse.

Una mujer que habita cerca se acercó a canelita y buscó ayuda de una vecina que es veterinaria, la trasladaron al patio de una casa para ponerle, suero e inyectarle varios medicamentos.

Se recuperó hasta el grado de perder la rigidez y sostener su propio cuerpo, la cuidaron durante casi tres días hasta que el domingo por la noche canelita caminó hasta el final del patio y murió.

El veneno la deshizo por dentro, la consumió por tres días, los vecinos que la cuidaron, la envolvieron y la enterraron, lamentando la terrible acción de una persona inconsciente.