Por: Maury Guzmán Chiomante

El incremento desmesurado del costo del limón se debe principalmente a la escasez de este recurso, a lo que la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural informó ayer 25 de enero del 2022 que la producción del limón en México va en aumento, y que revisará con las autoridades correspondientes los márgenes de intermediación en la comercialización del cítrico.

La Dependencia explicó que los agricultores del país y de los principales Estados productores, como Colima, Michoacán y Veracruz, que abastecen limón durante el primer mes del año (140 mil toneladas aproximadamente), han afrontado retos de incremento en costos de producción y agrologística, además de que han resentido efectos por contingencias climatológicas.

La secretaria informó que existen importantes diferencias en el precio que se da en campo al productor con el que llega al consumidor cerca de su vivienda, y esto puede deberse a los intermediarios, a lo que advirtió que ante las importantes diferencias en el precio en campo al productor contra el que llega al consumidor, trabaja en coordinación con las autoridades competentes para revisar los márgenes de intermediación en la comercialización del cítrico.

​También detalló que, con base en el reporte de avance de siembras y cosechas, se estima que en Michoacán, el volumen aumente de 798 mil 252 toneladas a 800 mil 313 toneladas; en Veracruz, de 788 mil 555 a 808 mil 601 toneladas; Oaxaca, 281 mil 559 a 306 mil 027 toneladas; Colima, 274 mil 486 a 299 mil 505 toneladas, y Tamaulipas, de 116 mil 853 a 142 mil 025 toneladas, a lo que con esta cosecha se garantiza la estabilidad en la producción y abasto del cítrico.

La Secretaria señaló que a partir de enero y hasta abril, los volúmenes de producción decrecen durante el ciclo productivo. Sin embargo, dijo, en esta ocasión este factor de estacionalidad se ha visto impactado por un aumento en la demanda, propiciado por diversos factores.

La Secretaría indicó que la presencia de frentes fríos al inicio del año propició atrasos en el corte del fruto, principalmente en Veracruz, lo que, aunado a la racionalización de los cortes por parte de los productores, también ha impactado en el precio.