Miembros de la OTAN invitaron el día de hoy a las naciones de Occidente a mantenerse al margen y no bajar la guardia contra el gigante Ruso, los líderes mencionaron que las naciones no deben confiarse ante las declaraciones de Rusia en donde menciona que reducirá su ofensiva contra dos ciudades ucranianas.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden menciono esta mañana a los periodistas «Veremos si cumplen”, ya que de no hacerlo se volverán a incrementar las sanciones económicas impuestas a Moscú por invadir Ucrania desde hace más de un mes.

En su conversación telefónica, Boris Johnson (Gran Bretaña), Joe Biden, Emmanuel Macron (Francia), Olaf Scholz (Alemania) y Mario Draghi (Italia) «concordaron en que no puede relajarse la determinación occidental hasta que haya terminado el horror infligido a Ucrania», afirmó un portavoz del primer ministro británico en un comunicado.

La reducción de la actividad militar tendría lugar en torno a la capital, Kiev, y la ciudad de Chernigiv, según el Kremlin, aunque sigue existiendo mucho escepticismo.

“Este gobierno seguirá tomando medidas contundentes contra todo aquel que tenga conexiones con el régimen” ruso, tuiteó. Esta incautación, en aguas del río Támesis en el distrito de negocios londinense de Canary Wharf, es una “advertencia clara” a Putin, afirmó.

A más de un mes de conflicto que ha dejado miles de muertos y millones de desplazados, las sanciones contra Rusia se siguen imponiendo, un ejemplo es que el día de hoy Reino Unido incautó el lujoso yate de 50 millones de dólares perteneciente a un oligarca ruso como “advertencia” a Vladimir Putin.

Aunque su propietario no está sancionado en el Reino Unido, el parlamento británico aprobó recientemente nuevos poderes que permiten al ejecutivo retener barcos controlados, fletados u operados por personas relacionadas con Rusia.

El ministro de Transportes del Reino Unido, Grant Shapps, menciono que el Gobierno Inglés seguirá tomando medidas contundentes contra todo aquel que tenga conexiones con el régimen ruso.